Categorías: Política Fiscal

En el actual mundo globalizado hay muchas actividades empresariales que se realiza generando un registro de operadores intracomunitarios. Pero ¿Qué son dichos registros? ¿En que casos se realizan? Y ¿Cómo se realiza la consulta de dichas operaciones?

En el siguiente texto vamos a dar respuesta a estas preguntas con la finalidad de aclarar lo mejor posible las dudas que puedan surgir con respecto a los registros de operadores intracomunitarios.

El Tribunal Supremo se reunirá en breve para tomar una decisión sobre quien correrá a cargo de abonar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas. Para que de esta forma, se conozca por fin si mantienen o no el nuevo criterio sobre si serán las entidades bancarias y no el usuario quien formalice este gasto al contratar este producto para la adquisición de una vivienda. Como dejó expreso una de las secciones de la sala el pasado en el mes de octubre. En cualquier caso, será una decisión de la que estarán muy pendientes los titulares de la hipoteca porque son muchos los euros que estén en juego en estos momentos.

Por lo pronto, el primer efecto de esta decisión es que se ha generado una cierta paralización en la comercialización de los créditos hipotecarios por parte de los bancos. Muchas de sus ofertas se han pospuesto a expensas de lo que pueda pasar en los órganos judiciales de nuestro país. En este sentido, es muy notable que estos productos han desaparecido momentáneamente de las webs de los bancos. De forma, que no se pueden suscribir las nuevas hipotecas durante el periodo de incertidumbre en que dure este proceso judicial.

Muy frecuentemente los inversores tienen que desprenderse de sus acciones o participaciones en  fondos para hacer frente a sus problemas de liquidez. Si sus posiciones en estos productos están en situación de plusvalías puede representar una excelente operación para recuperar el capital invertido y sus correspondientes intereses. Pero si fuera todo lo contrario, es decir que estuviesen perdiendo dinero se estaría generando un grave problema que solamente se subsanaría a través de un préstamo bancario destinado a la inversión. Para satisfacer esta demanda, algunos bancos han confeccionado una serie de créditos que cumplen con estas características.

Para los inversores que no quieran deshacer posiciones en los mercados financieros solamente les quedará el recurso de demandar un crédito personal. No obstante, será necesario constatar si realmente merecerá la pena su solicitud. Al interés que aplican, entre el 7 % y 10 %, hay que añadir las comisiones y otros gastos en su gestión que pueda conllevar la demanda. Hasta el punto de representar el 2 % sobre el capital demandado. Será el momento de valorar si no es preferible vender las posiciones en los productos de renta variable. No obstante, algunas entidades financieras han habilitado una línea de crédito muy especial en la que se tiene en cuenta estas necesidades de sus clientes.

Después de tantos y tantos meses de subidas interrumpidas la bolsa de Estados Unidos está dando las primeras señales sobre que este escenario ha podido pasar a mejor vida. En este sentido, no son pocos los analistas financieros que opinan que falta muy poco para pasar a posiciones vendedoras en el índice americano del S&P 500. Poniendo además el punto de referencia para dejar este mercado financiero y que estaría cuantificado en niveles muy próximos a los 2.700 puntos que sería el punto de referencia para iniciar las ventas.

Otra de las derivaciones de un cambio de tendencia en la renta variable sería su influencia en los índices bursátiles al otro lado del Atlántico y que podrían traer pérdidas de cierta intensidad éter los inversores del viejo continente. Ante este escenario, no hay más remedio que actuar con mucha precaución y sobre todo racionalmente y a pesar de que los meses de noviembre y diciembre son tradicionalmente muy compradores. En donde hace acto de presencia el tan esperado rally de las fiestas navideñas.

Al hablar del sector de la inversión uno de los productos más conocidos que existen son los denominados productos indexados. Son una de las mejores opciones para los inversores que cuentan con una menor experiencia o aprendizaje en los mercados financieros. Pueden aplicarse tanto a productos de renta fija, como por ejemplo los depósitos bancarios a plazo como a los de renta variable, en donde los fondos de inversión es uno de sus mayores exponentes. En ambos casos, replican la evolución de los activos financieros a los que están ligados cada uno de estos productos financieros.

Su evolución es sensiblemente diferente a la generada desde los productos para la inversión más convencionales. En el sentido de que reflejan con más exactitud la evolución de los mercados financieros. Hasta el punto de que se constituyen en una alternativa real para comenzar a invertir, pero sin asumir más riesgos innecesarios en las operaciones. Están especialmente indicados para rentabilizar los ahorros de cara al largo plazo y por encima de los periodos más cortos. Por tanto, sus destinatarios son un perfil de inversor más defensivo o conservador